Actualmente asistimos a un importante cambio de mentalidad en nuestra sociedad, provocado en gran parte por la situación de crisis financiera, que nos ha llevado a una profunda reflexión sobre qué motivos condicionan las decisiones económicas de nuestro día a día. Hasta ahora, no se tenían muy en cuenta las repercusiones éticas que existen detrás del consumo, el ahorro o la inversión, pero cada vez es mayor el número de personas que considera que ética y economía deben ir de la mano. Estamos asistiendo a un momento lleno de nuevas oportunidades para la creación de empresas y nuevos cambios en la forma de invertir, un momento en el que Internet juega un papel fundamental.

Cada vez hay más inversores, profesionales y minoristas que optan por financiar proyectos que reflejan una visión ética del mundo y generan un impacto positivo. Así lo demuestra el último informe ‘Las inversiones de impacto en España. Percepción, iniciativas y tendencias’ que acaba de publicar Spainsif y que sitúa a España como un país donde la inversión de impacto social empieza a tener cierto calado, aunque se trata de un fenómeno aún incipiente.

Según EuroSif, esta tipología de inversión registró 87 millones de euros en España en 2013. A nivel mundial la cifra se dispara hasta los 60.000 millones de dólares, de acuerdo con el último informe de JP Morgan y Global Impact Investing Network (GIIN).

En paralelo, cada vez más gente impulsa proyectos empresariales innovadores cuya misión es solucionar un problema social o medioambiental, es lo que llamamos emprendimiento con valores positivos, que poco a poco se consolida en nuestro país, donde existen más de 30.000 empresas sociales y la economía verde representa el 2,4% del PIB, con 61.000 compañías. A pesar de estas cifras, en España el último informe del GEM (Global Entrepeneurship Monitor) indica una tasa de actividad en este sector del 0,5%, el menor índice a nivel europeo.

“Cada vez más gente impulsa proyectos empresariales innovadores cuya misión es solucionar un problema social o medioambiental, es lo que llamamos emprendimiento con valores positivos

Con el objetivo de potenciar la inversión y el emprendimiento con valores en España surge la Bolsa Social, una plataforma de crowdimpacting, que utiliza la fórmula del equity crowdfunding, en la que los inversores adquieren directamente participaciones en el capital de empresas con impacto social positivo con el fin de obtener una rentabilidad integral, es decir, un beneficio no sólo económico, sino también social y medioambiental.

La Bolsa Social es la primera plataforma de crowdfunding en ser autorizada por la CNMV en España, como exige la Ley 5/2015 de Fomento de Financiación Empresarial. El auge del crowdfunding, que según Massolution a lo largo del 2015 podría alcanzar los 34.400 millones de dólares, demuestra que está cambiando no sólo la forma de financiar las nuevas empresas, sino también de generar visibilidad. Una visibilidad que se traduce en nuevos clientes y aliados.

A través de la modalidad de equity crowdfunding, la Bolsa Social permite que proyectos empresariales innovadores consigan capital de una manera ágil, sencilla y transparente a través de la red de inversores de impacto social adscritos a la plataforma, que incluye a inversores minoristas, business angels e inversores institucionales.

Crowdimpacting, que utiliza la fórmula del equity crowdfunding, en la que los inversores adquieren directamente participaciones en el capital de empresas con impacto social positivo con el fin de obtener una rentabilidad integral, es decir, un beneficio no sólo económico, sino también social y medioambiental”

En la plataforma sólo tienen cabida proyectos de empresas con un modelo de negocio probado, escalables y que generen un impacto social o medioambiental medible. Para su selección, la Bolsa Social analiza cada proyecto través de su Comité de Selección, en el que participa Analistas Financieros Internacionales (AFI), y pone a disposición de los inversores toda la información de cada una de las empresas, para que puedan valorar en qué proyectos invertir.

Las tres primeras empresas que inician la campaña para conseguir financiación, a partir del próximo 28 de octubre, son:

  • Nostoc Biotech, que tiene como misión reducir la aplicación de químicos en la agricultura, reequilibrar los suelos y preservar su salud a través de productos agrícolas naturales como biofertilizantes elaborados con productos biológicos.
  • Utopic_US,una compañía dedicada a la economía colaborativa que promueve un modelo organizativo y social basado en el coworking, la creatividad, la responsabilidad individual y la transparencia.
  • Wake App Health, un consolidado proyecto de mHealth dedicado al desarrollo de estrategias de intervención en salud a través de la tecnología móvil. En sus tres años de vida ha creado un total de 11 apps para dar respuesta a problemas de salud y es la primera incubadora de mHealth en España, actuando como catalizadora de otros proyectos que se están desarrollando en el sector.

La Bolsa Social quiere formar parte activa de este periodo de cambios y nuevas oportunidades y aspira a ser el foro para inversores y empresas con valores, con el objetivo de contribuir a mejorar la sociedad y cuidar del medio ambiente. Como afirma Jose Moncada, fundador y CEO de la plataforma: “se está produciendo un cambio de mentalidad, por lo que el crowdfunding de inversión tiene un gran potencial. La gente cada vez es más consciente de que puede aplicar sus valores cuando decide ahorrar o invertir y que esto no tiene porqué estar reñido con la búsqueda de rentabilidad”.

Fdo. Bolsa Social